Relaciones desiguales de poder y el maltrato físico contra la mujer.

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Investigación experimental en casos de Violencia Intrafamiliar atendidos en la Brigada de Protección a la Familia de la ciudad de la Paz, Gestión 2001.

I.- Antecedentes

La presente investigación - Intervención tiene su origen en la constatación de que la temática de las relaciones desiguales de poder entre géneros, traducidos en roles diferenciados, ha sido poco explorada empíricamente, entonces el problema de investigación centra su atención en este, como factor determinante para la violencia intrafamiliar y el maltrato físico contra la mujer, esta investigación se realizo con casos que acuden a la Brigada de Protección a la Familia de la Ciudad de la Paz, Gestión 2001.

II.- Desarrollo de la Investigación

El objetivo general que guió la investigación intervención fue:

Identificar los roles diferenciados entre cónyuges para modificar las relaciones desiguales de poder, factor determinante para el maltrato físico contra la mujer en el ámbito intra-familiar a través de un modelo de intervención individualizado y familiar.
Los objetivos específicos que guiaron la investigación intervención fueron:

  • Aproximarnos al conocimiento de la influencia que ejerce las relaciones desiguales de poder mediante los roles diferenciados entre géneros al interior del hogar.
  • Determinar como se dan en la práctica cotidiana de los cónyuges las relaciones desiguales de poder.
  • Identificar la resistencia al cambio en relación con los roles diferenciados entre cónyuges y sus diferentes causas.
  • Determinar las formas y frecuencias del ciclo de la violencia en la mujer agredida.
  • Medir el cambio en las relaciones desiguales de poder entre géneros con relación a los roles diferenciados como resultado de la Investigación - Intervención realizada.
  • Evaluar la eficacia del modelo de resolución de problemas en Trabajo Social, para la modificación del problema planteado mediante la Intervención.

Metodología

Se selecciono 6 parejas con problemas de violencia intra-familiar, todos los casos tenían denuncia en la Brigada de protección a la familia.

Las parejas accedieron a participar voluntariamente, durante 8 sesiones y durante 8 meses en sesiones de terapia social conducida por la postulante, la misma se realizó en oficinas de la Brigada y posteriormente en el domicilio de las parejas participante. Para la etapa de la intervención se uso el modelo de "Resolución de problemas" planteado por Helen Harris Perlman, también se usaron técnicas terapéuticas breves.

El proceso de ayuda centra su interés en intervenir en la variable independiente de la Hipótesis para medir los resultados en la variable dependiente pasando por la variable intermedia, para ello se hizo una medición antes y después de la intervención basándose en las variables de la hipótesis.

Variable independiente: roles diferenciados. Variable intermedia: relaciones desiguales de poder.

Variable dependiente: maltrato físico.

Marco Teórico: se basó en la teoría de genero.

Resultados

A través del estudio realizado, se a podido constatar que las seis parejas en las que se evidencia el maltrato físico, la violencia aparece como un síntoma de las relaciones desiguales de poder, traducido en roles asignados y diferenciados entre hombre y mujer, a través de la relación en el que participan ambos integrantes de la pareja, tal como lo planteamos en la hipótesis inicial.

Estas parejas presentan la característica de la diferenciación en la realización de roles domésticos dentro la cual esta inserta la valoración de las cualidades masculinas, y es una de las causas principales, que provocan la aparición inusitada e imprevista de: símbolos, gestos y actos tales como la agresión física, donde la equidad de género queda sustituida por estas manifestaciones de violencia.

El maltrato se constituye entonces, en un tipo de relación asimétrica, que se hizo claramente perceptible en las respuestas que recibimos a las preguntas de la entrevista, que muchas veces se trataba de "frases incompletas" y contradicciones en sus aseveraciones, hecho que tiene relación directa con sus comportamientos y acciones ambivalentes y alternantes y con su grado de implicación o sentimiento de pertenencia de ambos en la relación conyugal.

Observamos este tipo de relación conyugal especialmente en el caso de los hombres, sobre todo cuando tienen que definir su rol de esposo, lo que sucede con menor frecuencia en las mujeres, a quienes al parecer por su estereotipo genérico, les resulta más fácil definirse como mujeres, aunque en lo referente a su rol de esposas, expresan la misma ambivalencia que los varones, es decir, que al mismo tiempo muestran actitudes de aceptación y rechazo para estar y participar en la relación.

Con relación a la intervención realizada, se pudo comprobar también que se puede cambiar la conducta de los agresores con el empleo de terapias breves con énfasis en lo social es decir en la democratización de roles al interior del hogar, en el caso de las seis parejas participantes, solamente una no realizo un cambio favorable para disminuir la violencia intrafamiliar, la pareja opto por la separación, basada en la comprensión de que la Violencia no favorecia el desarrollo de los hijos y de la pareja. En los otros casos los cambios fueron duraderos porque se evaluó los mismos transcurrido un año después.

También es importante señalar que en los resultados intervino una variable externa que es haber realizado la experiencia en el marco institucional de la Brigada de protección a la familia, por que indirectamente estaba latente la posible sanción legal.